El Caballo Peruano de Paso

El Caballo Peruano de Paso es una raza establecida y reconocida mundialmente. Como todas las razas de caballos del mundo, tiene muchas características que la distinguen de otras razas. Pero la característica más notoria y más famosa y de donde recibe su nombre, es su modo de andar, el paso.

Por la forma en la que andan todos los caballos en general pueden agruparse en dos grandes categorías: los caballos de trote y los caballos de andar o ambladores, como los llamamos en el Perú. Los caballos de trote mueven las patas en forma diagonal, es decir, colocan en tierra simultáneamente la delantera derecha y la trasera izquierda y luego la delantera izquierda y la trasera izquierda. El jinete de este caballo experimenta un balanceo ligeramente hacia delante y hacia atrás.

Los caballos andadores son los que se mueven por laterales, es decir mueven simultáneamente ambas patas del lado derecho y luego las del lado izquierdo y van derechas, izquierdas, derechas izquierdas.

En esta gran categorización el Caballo Peruano es un caballo amblador, se mueve por laterales, pero tiene la ambladura “rota”, es decir que no mueve simultáneamente delantera y trasera del mismo lado, sino cada una en un tiempo diferente: primero la trasera derecha, un instante después la delantera derecha, luego la trasera izquierda y un instante después la delantera izquierda. De esta manera se conforma lo que se llama el aire en cuatro tiempos, cada pata del caballo moviéndose en un tiempo distinto.

Este modo de desplazarse tiene como consecuencia que el centro de gravedad del caballo se encuentre más bajo, y el chalán se mueve muy poco sobre la montura. Prácticamente no experimenta movimiento vertical sino casi únicamente el movimiento horizontal del desplazamiento del caballo.

Además de este aire en cuatro tiempos, nuestro caballo tiene el movimiento llamado término, que es el que hace el caballo con las manos: antes de apoyarlas en tierra el caballo mueve la mano hacia fuera, saca la mano, y luego apoya. Este movimiento le da mucho lucimiento al caballo peruano.

Todo este conjunto de movimientos da un aspecto de mucho dinamismo en el animal, cada pata haciendo sus movimientos en tiempos diferentes, con armonía natural, hace que se aprecie una dinámica muy bella.