Orígenes

Este caballo es el descendiente directo del caballo español de fines del s. XVI que vino a América con los conquistadores y que tuvo inicialmente un uso guerrero.

Una vez en América estos caballos fueron utilizados para las guerras de conquista. Y después de la pacificación cambió su uso, según las regiones en que se establecieron. Nuestro caballo desciende de aquél que se quedó en la costa del Perú y fue utilizado con fines agrícolas y de viaje. La costa del Perú está formada por estrechos valles, donde ha estado siempre la población, por los largos trechos de desiertos que separan estos valles. El viaje entre los valles se hacía preferentemente a caballo, más que en carruajes, y los criadores fueron buscando en los caballos ciertas características.

De modo que alrededor de mediados del siglo XIX el caballo peruano había ya desarrollado las características que ahora tiene. Es un caballo de gran fortaleza, de mucha resistencia, de una relativa frugalidad, pues su exigencia alimenticia es escasa en relación con la energía que despliega. Y sobre todo desarrollo el aire de su paso, ese aire en cuatro tiempos que hemos descrito. Y desde entonces este particular andar devino en característica genéticamente heredada. Lo que quiero decir es que este particular aire en el andar es parte de la naturaleza del Caballo Peruano. Desde su nacimiento el Caballo Peruano de Paso se desplaza en el aire de la ambladura en cuatro tiempos, de manera que toda la belleza y elegancia que hemos apreciado en nuestros caballos es el andar natural del animal. Un potrillo desde sus primeros pasos despliega el aire típico de su raza.

La crianza y la afición del Caballo Peruano de Paso constituyen una bella expresión de la cultura y tradiciones de nuestro país. Por eso, en la Hacienda Mamacona no gusta exhibirlos junto con otra expresión de nuestra cultura como son las danzas.

Como el Caballo Peruano de Paso es nuestro gran atractivo, ofrecemos también una demostración de la marinera a caballo. Hay una bonita relación entre el caballo de peruano de paso y la marinera: belleza y elegancia.